-----------------------------------------------------------------------------Los anuncios son de los Patrocinadores de la Web

Natividad de María




Conmemoracion: 08 de Septiembre


Este 8 de Septiembre celebramos con gran alegría el Nacimiento de la Virgen María, el primer gesto de la Resurrección de Cristo y de nuestra propia Resurrección. Nuestro homenaje se hace una petición de paz por todas las familias, una petición de amor por los niños de todo el mundo y una petición de fe y esperanza a favor de la vida.
Han pasado nueve meses desde el 8 de diciembre en que María fue concebida sin pecado original, de acuerdo con el dogma de la Inmaculada Concepción...
Y estamos celebrando una fiesta que surgió en Oriente, y con mucha probabilidad en Jerusalén, hacia el siglo V. Allí estuvo siempre viva la tradición de la casa natalicia de María. Muy probable es que la fiesta haya surgido como dedicación de una iglesia a María, junto a la piscina probática; tradición que se relaciona con el actual santuario de Santa Ana.
En ninguna parte de la Escritura se habla del nacimiento de la Virgen María. Un escrito del siglo III nos dice que  su padre fue Joaquín, de Nazaret, y su madre, Ana, de Belén. Los dos eran de la tribu de Judá y del linaje de David. Habían vivido veinte años casados sin tener hijos, al cabo de los cuales el arcángel San Gabriel les anunció la próxima venida al mundo de la que habría de ser Madre del Mesías….
Si nos detenemos un poco en  las lecturas bíblicas, quizá con un poco de extrañeza, leemos que las grandes mujeres, las mamás de los grandes personajes, siempre fueron estériles – Sarah, Rebeca, Isabel, Raquel... Y Ana, la mamá de María Santísima también permaneció estéril por mucho tiempo, hasta la vejez. Y es cuando la esperanza parece perdida, que la naturaleza aparentemente estropeada parecida a la tierra árida, por medio de la Bendición Divina produce algo análogo a la Transfiguración del mundo y a la Resurrección.
Si nos detenemos un poco en  las lecturas bíblicas, quizá con un poco de extrañeza, leemos que las grandes mujeres, las mamás de los grandes personajes, siempre fueron estériles – Sarah, Rebeca, Isabel, Raquel... Y Ana, la mamá de María Santísima también permaneció estéril por mucho tiempo, hasta la vejez. Y es cuando la esperanza parece perdida, que la naturaleza aparentemente estropeada parecida a la tierra árida, por medio de la Bendición Divina produce algo análogo a la Transfiguración del mundo y a la Resurrección.
Ana se vuelve fecunda como los mortales nos volveremos inmortales, como las cosas corruptibles se volverán incorruptibles. Ya entonces, por esta serie de hechos, desde Sara hasta  la madre de María, Dios prepara la Resurrección. ¡Cuán cercana se hace aquí esa estrofa de una conocida canción: “Nada es imposible para ti, Señor.” Lo que parecía imposible es posible, lo que parecía estéril se vuelve fértil, lo que muere, ¡Resucitará!  Y es aquí que se hace claro para nosotros aquello que el nacimiento de María es el primer gesto de la Resurrección de Cristo y de nuestra propia Resurrección.
Aquella Natividad es precedida de una dolorosa espera para Joaquín y Ana ya que recordemos que en el medio judío la esterilidad se consideraba un oprobio. Para el pueblo de Israel, en espera del Mesías, el nacimiento de un niño era una de las mayores bendiciones. Y es aquí que los justos, íntegros, sabios e iluminados Joaquín y Ana alcanzaban la vejez sin descendientes. ¿Es que Dios los castigaba o los abandonaba? ¿O es que más bien escalaban el camino de la Cruz previo a la Resurrección? Ciertamente se trataba de esto, porque aparece María y la esterilidad verdea y la imagen de la tumba de Cristo se vuelve fuente de vida.
Todo gran acontecimiento, la resurrección, la transformación de las almas, de los pueblos y del mundo entero se prepara con prolongada paciencia. Por otro lado, anunciamos el Evangelio, redoblamos esfuerzos en nuestro afán de servir, de transformar almas y ¿es que faltan dos días o unos cuantos miles de años para que todos se transfiguren, para que todos resuciten? Eso no lo sabemos. Entonces, ¿de qué se trata esta espera? ¿Por qué Joaquín y Ana tuvieron que llegar a los 70 o 80 como Sara? ¿Por qué nosotros los cristianos somos objeto de burla cuando hablamos de nuestra Resurrección? ¿Y por qué se escucha por allí: “Anuncien, afirmen, repitan, qué prueba tienen? ¿Mañana o en mil años? ¿Por qué esas pruebas tan grandes a personas tan justas?

Algunos al respecto responden diciendo que la respuesta a estas interrogantes está en la Comunión de los Santos, Joaquín y Ana, Isaac y Rebeca, Abraham y Sara, todos los justos de la tierra son fuertemente probados por Dios, no solamente para dar un ejemplo de valentía a los demás, sino porque ellos representan la humanidad y la recapitulan. La experiencia día a día nos muestra que al acercarnos a Dios, nos acercamos a nuestros hermanos y al acercarnos a ellos, participamos de sus dolores.
En este día de fiesta, que María Santísima escuche nuestro canto de acción de gracias a Dios por haberla creado, y dejemos que nos mire porque Ella nos comprende. Después de Dios, es quien más sabe de nuestra vida, de nuestras fatigas, de nuestros esfuerzos. Comparte nuestra alegría cuando nuestro camino es ligero y nuestra lucha cuando se presenta la dificultad.
Hoy acerquémonos a la cuna de la Virgen niña y ofrezcámosle nuestro corazón con una petición de paz por todas las familias en el mundo entero, una petición de alegría por los niños de todo el mundo, en especial los que carecen de las condiciones necesarias para una vida saludable; y una petición de fe y esperanza por el don de la vida. Jesús te ama.
¡O María!
Virgen feliz y bendita,
permítenos acercarnos a tu cuna,
y unirnos con nuestras alabanzas
a aquellas que te ofrecen los ángeles
que te rodean, felices de ser los testigos
de las maravillas de tu nacimiento.

 Arrodillados ante Ti,
hacemos ofrenda de nuestro corazón;
Reina del cielo y de la tierra,
recíbenos y guárdanos.
Amén.



Compartamos un pasaje de un bello sermón sobre el Nacimiento de María:
En el siglo VIII, Andrés de Creta es el primer teólogo que ve en el nacimiento de María una nueva creación. Argumenta así: “…Hoy la humanidad, en todo el resplandor de su nobleza inmaculada, recibe su antigua belleza. Las vergüenzas del pecado habían oscurecido el esplendor y el atractivo de la naturaleza humana; pero cuando nace la Madre del Hermoso por excelencia, esta naturaleza recupera, en su persona, sus antiguos privilegios, y es formada según un modelo perfecto y realmente digno de Dios. (...) Hoy comienza la reforma de nuestra naturaleza, y el mundo envejecido, que sufre una transformación totalmente divina, recibe las primicias de la segunda creación…”








Compartamos una leyenda de la Virgen Niña:
Contaban las abuelas, y cuentan todavía
un recuerdo de infancia de la Virgen María.
Siendo niña, la Virgen fue al jardín a jugar.
Florecieron las flores para verla pasar...
Con sonrisa de cielo, la chiquita María
mirábalas a todas, y a todas sonreía...
Ellas, ingenuamente, le ofrecieron a coro
sus mejores encantos, todo un regio tesoro
de frescura y fragancia, de alegría y colores,
que es patrimonio viejo, muy viejo, de las flores.
Habló la rosa y dijo: - "A mí la Primavera
me ha coronado reina... Si mil reinos tuviera,
con tal que complacer a la Virgen María,
¡los mil reinos, de hinojos, se los ofrendaría!"
Y asomaron los lirios, trémulos de blancura,
y asomó la azucena, como la nieve, pura,
y asomaron las dalias, con tiesura de diosas,
y las tiernas campánulas, menuditas y ansiosas,
sacudían sus cálices, brincando de alegría,
porque al pasar, la Virgen también les sonreía,
tan dulce, tan graciosa, tan cariñosamente,
que todas se animaron a besarle la frente.
Mas la Niña bendita no escogió. Vacilaba…
Mirábalas a todas.., y a ninguna cortaba.
De pronto, casi ocultas debajo de las hojas,
vio que había unas flores gimiendo sus congojas,
tan tímidas que apenas levantaban la voz..
Era si hablaran solamente con Dios…
Ya no dudó un instante. Llegó y con gesto breve,
cortó las florecitas con sus manos de nieve...
Las dalias y azucenas se pusieron celosas,
y celosos los lirios, campánulas y rosas,
mientras por el sendero lentamente volvía,
Violeta entre violetas, la Reinita María.
¡Y Dios, que hace a las flores nacer en los senderosproclamó que los últimos serían los primeros!
 
Angélica Fuselli - Poeta y escritora de origen argentino.